Samantha Sexo en Nueva York

Sexo en Nueva York, el vestuario de Samantha

Nos queda por repasar la última de las cuatro amigas más famosas de la Gran Manzana, se trata de Samantha Jones. Esta publicista lleva el espíritu de la soltería en las venas, es muy amiga de sus amigas y comprometida en todo lo que hace. Se caracteriza también por disfrutar del sexo sin ataduras y por su miedo al compromiso.

Como en todas las protagonista que ya hemos revisado su vestuario es un fiel reflejo de su personalidad. Autónoma, segura de sí misma, y por qué no decirlo, la mayor de las cuatro, Samantha sabe aconsejar en todo momento a sus compañeras de andaduras.

 

Samantha no se priva de nada y es que tiene un cuerpo con el que se puede permitir todo. En su armario veremos generosos escotes, colores y tejidos de todo tipo, pero lo más importante y lo que caracteriza al personaje es su actitud, una actitud sensual por naturaleza que la publicista sabe encauzar con mucha naturalidad y elegancia.

Un básico de esta neoyorkina son los trajes chaqueta, son su uniforme del día a día en el trabajo y se los hemos visto en todos los colores, eso sí sobre todo con faldas lápiz que le aportan el toque sexy que Samantha siempre busca.

 

Obsesionada de los complementos barrocos, la encontramos luciendo pendientes con los logos de marcas tan simbólicas como Yves Saint Laurent o Chanel. Collares de grandes dimensiones, convirtiéndose en toda una adelantada a su época, ¡fue la primera en lucir collares babero, aunque la Palermo se quiera llevar el mérito! Los brazaletes rígidos o las pulseras de colores llamativos también son sus señas de identidad y por supuesto, las gafas de sol con las que consigue un aire interesante muy neoyorkino.

Samantha Jones no puede vivir sin sus escotes, los prefiere sobre todo en forma de uve y la hemos visto con todo tipo de tops. Prefiere los tejidos nobles que dan cierto protagonismo allí donde se ponen. Sin duda está orgullosa de su pecho a pesar de no ser generoso y también de su musculada espalda que acostumbra a lucir con originales camisetas.

 

Otra seña de identidad que hace que sea envida de medio planeta femenino es su asiduidad a los bolsos Birkin. Este modelo de Hermès ha sido agraciado con la asociación a él de este personaje (aunque no sabemos las negociaciones que con seguridad hubo por medio). Hemos visto a Samantha en multitud de ocasiones con él, e incluso en un capítulo la vemos apuntándose en lista de espera para poder comprar el codiciado bolso. La fama de este modelo subió como la espuma y numerosas firmas low cost se lanzaron a hacer su propia versión, con un éxito arrollador asegurado.

 

¿Qué te parece el estilo de Samantha? ¿Eres tan arriesgada como ella a la hora de vestir?

 


Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

Seguro que muchas habéis echado de menos la revisión de estilos de las protas de Sexo en Nueva York. Nos faltan dos de las protagonistas por analizar y hoy vamos con el estilo de la tercera, Miranda Hobbes. Esta neoyorkina es una abogada que se ha ganado su puesto a pulso. Trabaja en un despacho en el que se ve rodeada de hombres y por eso piensa que debe parecerse lo más posible a ellos para que nadie la haga de menos y esto también se refleja en su vestuario del día a día.

 

Es un personaje sarcástico, con aires de suficiencia y cierto amargor en su vida sentimental, pero el ser madre la cambia y vemos una evolución muy interesante en Miranda a lo largo de las temporadas. Su carácter se dulcifica y poco a poco va dejando que sus sentimientos afloren bajo esa coraza de dureza que se ha creado ella misma para que nadie le haga daño.

 

Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

Si entráramos en el apartamento de Miranda probablemente no encontraríamos un vestidor con el espacio privilegiado que tiene el de Carrie en su estudio, pero la colección de prendas que posee Miranda están muy medidas y todas ellas se rigen por una fidelidad extrema a su estilo. Ella tiene dos claves, dos puntos fuertes en su vestuario que sabe que le quedan bien y que nunca le van a fallar, prefiere no arriesgar y se apoya siempre en ellos.

 

Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

El primero de los pilares en los que se apoya la abogada es el vestido. No vale cualquier tipo de vestido sino que los elige muy femeninos y a veces sobrios. En un estilo que podríamos llamar de working girl, Miranda consigue dar ese aire sofisticado a vestidos que cualquier ejecutiva se pondría para ir a la oficina. Su altura le permite llevar el corte midi como pocas mujeres lo llevan y su tono de piel y cabello consiguen que con los tonos azules y verdes se vea resplandeciente. Centra su atención en la parte superior del cuerpo luciendo originales escotes y muchas veces ciñe también los vestidos a la cintura procurando que la falda no quede demasiado ajustada.

 

Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

Otro de las claves que Miranda usa a menudo son sus trajes chaqueta. Se siente muy cómoda con ellos para ir a trabajar, le dan seguridad y se siente respetada entre sus compañeros. Los usa tanto de pantalón como de falda pero siempre en colores sobrios y frecuentemente con camisa blanca debajo. Miranda asocia su forma de vestir a la aceptación que pueda tener entre sus colegas. Ya que la mayoría son hombres prefiere ajustarse a un estilo masculino por su temor a no ser vista como una compañera más en el bufete.

 

Sexo en Nueva York, el vestuario de Miranda

Para contrarrestar todo esto Miranda deja salir la creatividad que lleva dentro en las ocasiones especiales como la boda de Carrie. La vimos guapísima con un vestido largo azul, con escote de corazón que contrastaba con su melena rojiza, una de sus señas de identidad.

 

¿Qué te parece el personaje de Miranda? ¿Y su estilo? ¿Crees que debería arriesgar algo más en sus outfits de oficina?