Compras online

¿Te atreves con las compras on line?

A  priori son muchas las ventajas que nos ofrece esta nueva forma de compra. La comodidad de comprar desde casa no se puede comparar a nada; nos olvidamos de agobios de viajes en balde, porque lo que queríamos ya no está y de cajeras y dependientes…poco amables (por decirlo de una manera suave). Pero lo cierto es que en nuestro país (no en vano siempre se ha dicho Spain is different) todavía albergamos algún temor al llamado e-commerce (comercio electrónico).

 

Algunas de las reticencias que tenemos a las compras on-line tienen que ver con el carácter ocioso (se ha convertido en una forma de diversión) que ha cobrado el ir de compras o hacer shopping.

Para algunas de nosotras ir de compras supone pasar un rato divertido con amigas, pasear tranquilamente por el centro comercial, compartir opiniones, parar a tomar algo, en definitiva es una actividad social. Con el e-commerce todo esto se elimina, el comprar se convierte en una actividad individual, no hay amigas a las que consultar y no hay break para tomar café. Todo se reduce a ti delante del ordenador. Es más ¿Te habías planteado alguna vez hacer shopping en bata o en pijama? Pues ahora es posible. La concepción del shopping cambia totalmente y parece que a muchas no nos termina de convencer del todo.

 

Por otro lado está el tema de las tallas. Una de las desconfianzas más importantes al comprar moda por Internet es la variabilidad de las tallas. Si en las tiendas físicas ya encontramos que dependiendo de la tienda tenemos un 36 o una 38, y no sabemos en cuál tienda usamos qué talla, esta confusión aumenta si se trata de una tiena on-line en la que nunca hemos comprado. Además el proceso de devolución es más lioso y no siempre es gratuito. Punto negativo.

 

Otro punto negativo del e-commerce son los gastos de envío, a cambio de no movernos del sofá tendremos que abonar una cantidad para que nos traigan la compra a domicilio, esto encarece unos euros el producto que estamos comprando. Por esto cuando son pocos artículos los que vamos a adquirir, somos muchas las que descartamos la compra on-line y decidimos acercarnos al punto de venta. La cosa cambia cuando se trata de una gran comprar en la que la comodidad de recibir la compra en casa, supera con creces, los 3 ó 4 euros de gastos de envío.

 

Las grandes cadenas se han dado cuenta del gran freno a la compra on-line que supone el encarecimiento del producto por culpa de los gastos de envío. Cadenas como Inditex, han puesto al servicio del consumidor un tipo de envío en el que se recibe la prenda desde la central en la tienda más cercana, de esta manera no existen gastos de envío y tendrás la seguridad de que tu prenda está en caja cuando vayas a por ella. Una fórmula mixta, podríamos decir. Muchas cadenas también han probado estableciendo la gratuidad en las devoluciones, quieren así contrarrestar el miedo a la falta de uniformidad en los tallajes.


El miedo al estado en el que se recibe el producto también les hace pensárselo dos veces. Esto ocurre sobre todo cuando se trata de productos frágiles, los daños que éstos puedan sufrir en los envíos y la posible falta de seriedad que las empresas puedan tener a la hora de las reclamaciones no ayudan a animar a los compradores.

 

Muchas consumidoras dicen que el comercio on-line es un buen invento, pero afirman utilizarlo sólo para casos de urgencia o cuando no encuentran lo que quieren en tienda física. Aseguran además que son más propensas a comprar productos que no se rigen por tallas, como complementos, así se ahorran problemas de devoluciones.

 

Por otra parte existen páginas de e-commerce especializadas en perfumes y cosmética que no cuentan con el riesgo de las tallas. Funcionan muy bien entre los consumidores porque por su distribución se pueden permitir establecer precios inferiores en los productos a los de las tiendas físicas.

 

La variedad de tiendas electrónicas es inmensa. Existen tiendas físicas que cuentan ya con su tienda on-line, cada vez más. Otras sólo tienen versión on-line y a pesar de todos estos miedos funcionan con gran éxito, es el caso de Asos.

 

¿Y tú qué opinas, te convence la compra online?