Outfits para eventos

¡Aprovecha la ropa de un evento especial!

Hace nada hemos despedido el mes de agosto y uno de los consuelos al que más nos agarramos cuando pasan las vacaciones es que los meses venideros, sobre todo septiembre, suelen ser meses en los que se nos acumulan eventos como bodas o bautizos.

 

Una de las cosas que más nos frenan para comprarnos ropa para este tipo de acontecimientos (o una de las mejores excusas que encontramos para ponernos a nosotras mismas) es el poco uso que solemos dar a esta ropa una vez pasado el evento. Es difícil volver a utilizarla en otro acontecimiento similar, puesto que suelen acudir los mismos invitados y preferimos no vestirnos con el mismo modelo, entonces lo único que nos queda es usar esta ropa para ocasiones menos formales.

 

Cuando se trata de una boda es difícil darle un uso posterior a las prendas que hemos elegido pero si el evento que tenemos por delante es un bautizo creo que es una ocasión perfecta para adquirir prendas un poco más formales de lo que estamos acostumbradas a vestir y a la vez poder darles un uso posterior.

 

Un truco muy viejo y que siempre funciona bien es optar por adquirir dos piezas en vez de una, es decir falda y blusa o short y blusa en vez de vestido, esto multiplicará las posibilidades de poder usarlo posteriormente. Otro truco es que aprovechando las fechas en las que estamos des una última vuelta a las rebajas, porque puede que encuentres alguna ganga, teniendo en cuenta que la ropa de vestir no es tan solicitada como la ropa que usamos a diario…las posibilidades de que la suerte esté contigo aumentan.

 

 

Para nuestro bautizo ficticio hemos elegido esta falda de Zara Woman que hemos encontrado en rebajas, es de la colección de principios de este verano y ha sido una ganga puesto que nos la podríamos llevar por 9,99. La camisa es de la colección de Lady Addict para SuiteBlanco y tiene la peculiaridad de que lleva toda la parte delantera bordada de perlas. Estas dos prendas juntas conforman un outfit de lo más formal y perfecto para un evento de estas características, pero más adelante vamos a ver como sus posibilidades no se limitan a las ocasiones más formales.

 

 

En primer lugar le toca el turno a la falda, vamos a darle una vida nueva. Lo primero y fundamental para cambiarle totalmente los aires al estilismo es olvidarnos de la camisa e introducir una camiseta de algodón de lo más casual, propongo ésta mítica de Ramones, con la que desestructuraremos totalmente el estilismo, la camiseta irá metida por dentro de la falda. Lo siguiente es introducir un toque de tendencia y ¿qué mejor que un poco de flúor con este cinturón de Farfetch? Ahora añadimos una cazadora vaquera con las mangas remangadas para actualizar este clásico de la vestimenta casual y unos buenos botines negros para los pies ¿preparada para una buena fiesta?

 

 

Ahora le toca a la camisa, que en mi opinión es mucho más fácil que la falda. Si el truco de la falda estaba en la mezcla de estilos, el de la camisa está en dejarle todo el protagonismo. Ganaremos puntos utilizando el resto de prendas en colores neutros y no sofisticando demasiado con prendas formales. En este caso desabrocharemos unos cuantos botones para dejar suficiente escote y los faldones irán metidos por dentro. Hemos decidido ponerle un punto sexy a este outfit con unos superskinny jeans y dejando que se vislumbre levemente una ropa interior que cuidaremos al detalle. Los taconazos en negro serán imprescindibles y como complemento estrella un cinturón metálico en color dorado que resalte nuestra cintura. Completa tu estilismo dejando la melena al viento y pintando tus labios de rojo ¡Estarás de rompe y rasga!