Por qué decimos oxblood cuando queremos decir burdeos

Por qué decimos oxblood cuando queremos decir burdeos

   Las expresiones que tomamos del inglés, también llamadas anglicismos, a veces se pasan de castaño oscuro. Desde aquí quiero romper una lanza a favor de usar las palabras en nuestro idioma cuando las tengamos, tenemos la suerte de tener un idioma muy rico en cuanto a vocabulario, y aunque, no debemos prohibir los anglicismos si debemos ser los primeros en potenciar el uso de nuestro idioma. El titular de este artículo sólo era una excusa para hacer este pequeño discurso a favor del uso del español pero ahora vamos con lo que realmente importa.

 

Sin duda el burdeos es el color del invierno otro año más, parece que los recortes han llegado también a la moda y el mostaza y este tono de rojo se mantienen otro año más como los reyes de la paleta cromática. Al llegar el invierno, los colores que incluimos en nuestro vestuario se reducen y el gris y el negro son mayoría. Buscamos una forma de poner un toque de color, pero rehuimos los tonos flúor y vitamina, nos llaman más la atención en esta época del año los colores de tono medio, más apagados y es aquí cuando descubrimos el mostaza, el verde botella, el morado (y sus variedades) y cómo no, también el burdeos o color vino.

El rey de reyes

Por qué decimos oxblood cuando queremos decir burdeos

Pero, ¿por qué entre todos lo que anteriormente hemos nombrado es el burdeos el que más nos llama y el que más usamos? Por lo combinable que es y por su versatilidad, es un color que dependiendo del diseño de la prenda adopta el estilo de ésta. Se integra perfectamente en el estilo preppy o collegue, combinado con azul marino y beige forma el trío perfecto que son la base de este estilo. El estilo rock supone un contrapunto necesario a tanto negro y gris, pero es importante dosificarlo para mantener la esencia del estilo. Y, otro estilo, que toda usamos en alguna ocasión es el casual, las tiendas están abarrotadas de jerseys oversize en este tono que combinados con unos leggins y un pañuelos forma un outfit casual de lo más visto este otoño.

Los complementos, otra clave

 Por qué decimos oxblood cuando queremos decir burdeos

   También han proliferado los complementos en este tono y es que en invierno una bufandas o una capotina en este color son capaces de poner de tendencia el abrigo más clásico sin hacer una inversión que se nos salga del presupuesto. Pero no sólo nos referimos a los complementos exteriores, los cuellos bebé, todo tipo de collares, cinturones, pañuelos…se han teñido de burdeos.

Y tú, ¿has reutilizado tus prendas burdeos del año pasado o has comprado algunas nuevas?