MINIFALDA O SHORT

Un poco de historia reciente: el short y la minifalda

Con las buenas temperaturas a todas nos apetece lucir pierna. Una vez traspasada la barrera del adiós a las medias, toca afrontar otra decisión, ¿short o minifalda? Las mujeres nos dividimos en dos equipos, las clásicas que no abandonan su minifalda o las que prefieren que prime la comodidad y se decantan por el short. Argumentos hay para las dos, ¿con cuál te quedas tú?

mini

La minifalda fue toda una revolución, desde que la diseñadora británica Mary Quant la creara no paró de superar barreras y vivió sus días de gloria en los años sesenta. Otra época en la que la minifalda resurgió gracias, en parte a grupos de música como las Spice Girl, fueron los noventa y desde ahí se viene manteniendo en el tiempo con sus asiduas fans y también con sus detractoras. Lo bueno de la minifalda es que podemos escogerla del largo que queramos según la ocasión y podemos obtener un cambio brutal. Con ella podemos crear ‘outfits’ formales y otros más casuales, en lo que tendrá un papel muy importante el tejido que escojamos  Ésta es una de las ventajas que la minifalda tiene respecto al short, ya que este por su origen y su función se destina más para estilismos casuales. Se pueden conseguir estilismos más arreglados con el pero se tendrá que recurrir a una pieza que esté especialmente creada para ocasiones formales, cosa que no ocurre con la otra prenda de la que estamos aquí hablando.

short

No hace tantos años que el short cobró especial relevancia en nuestro armario. Lo conocimos como una pieza deportiva que como su propio nombre indica se quedaba reservado para ocasiones muy concretas, como hacer deporte o salir por las mañanas a realizar tareas cotidianas. Poco a poco fuimos encontrando en las tiendas diseños más elaborados que ya nos servían para nuestro día a día: shorts vaqueros, otros diseñados en telas de colores, después vinieron los vaqueros con diferentes efectos, lavados, rotos, con detalles cosidos y esto los termino de encumbrar como prenda estrella del verano en los looks más casuales. Pero esta prenda todavía iba a ir u paso más allá, todavía le quedaba conquistar la noche. Fue entonces cuando aparecieron los shorts con lentejuelas, delicados diseños hechos en finas telas decorados con puntillas, por ejemplo los de Dolores Promesas o los confeccionados con uno de los tejidos del momento, el encaje. Ahora, aunque hay chicas que siguen siendo fieles a la minifalda, el short es la prenda de los últimos veranos. A todas las anteriores ventajas se le añade la comodidad, la despreocupación de saber que no se va a enseñar más de lo necesario.

Ahora también vale quedarse a mitad de camino, nos referimos a los skorts, de los que ya hemos hablado, una prenda que combina la comodidad del short con la feminidad de la minifalda. Son la versión moderna de la falda pantalón y aunque Zara fue pionera, ahora ya se pueden encontrar estas prendas en multitud de tiendas.

¿Será la del short una moda pasajera que pasará y todas volveremos a la minifalda como la prenda clásica que es? ¿Piensas que el short es sólo una versión de la minifalda? ¿ O lo tuyo es lo último y te quedas con los skort?