Gala MET

Los vestidos más impactantes de la Gala MET 2012

La gala MET se consideran los premios Oscar de la moda, y en esta ocasión dieron mucho de sí, especialmente los diseños impactantes, por eso recogemos aquí los que más nos han llamado la atención.

Se ha cumplido la máxima de “que hablen de mí, aunque sea mal” y muchas actrices se han dejado ver en la carpa del Metropolitan con diseños poco favorecedores pero que les valieron muchas apariciones en los medios.

Las redes sociales están revolucionando este tipo de eventos y Coco Rocha y su estilismo son todo un ejemplo de ello. Horas antes de la gala colgaba en la red sus extensiones rosas, desvelando el misterio a todo el mundo, pero la cosa no quedó ahí sin que minutos después nos daba la exclusiva en Instagram (red social para móviles) de que vestiría un Givenchy Vintage que perteneció a Elizabeth Taylor y adjuntó foto del modelito. El modelito 2.0 de Coco era un traje compuesto por pantalón capri y torera en amarillo con aplicaciones plateadas y top fucsia, a juego con los zapatos.

Miuccia Prada, una de las anfitrionas del evento acudió con una especie de kimono de inspiración oriental que se componía de pantalón y top elaborado con un tejido satinado complementado con dorados, Para los pies optó por el negro.

Bianca Brandolini fue de las tantas que optó por el dorado, y apostó al cien por cien por el metalizado color. Las capas están siendo un complemento muy docilitado en este tipo de eventos desde que vimos a Gwyneth Paltrow con su Tom Ford en los Oscar. Otra que opto por llevar capa fue Anna Wintour.

 

Los diseños de Mary Katrantzou gozan de mucha popularidad entre las famosas y en este caso fue Elizabeth Banks quien eligió uno de sus diseños para asistir a esta gala. Un extravagante diseño que combinaba varios estampados y estructuras. Un peplum asimétrico y una microcapa le daban a celebrity  un aspecto futurista que se acentuaba por el blanco satinado de la base del vestido.

A Florence Welch no nos sorprende verla con diseños de este tipo, esta vez opto por este Alexander Moqueen en rosa palo y bastante voluminoso, por lo que si su objetivo era llamar la atención, lo consiguió. Transparencias, falda en varias capas y mangas en una maxicampana hicieron que el modelo no pasara desapercibido.

La modelo Karolina Kurkva escogió este doradísimo modelo de Rachel Zoe. Ajustadísimo, con manga extralarga y cuello alto dejaba pocos centímetros de piel al descubierto e incluso cubrió su melena con un turbante del mismo tejido, como ya hiciera Kate Moss en 2009 en esta misma gala.

Christina Ricci combino el negro y el rosa palo en este estrambótico vestido de Thakoon. Croché en negro para el cuerpo aberturas al estilo cut-out y asimetrías no fueron suficientes para la firma que añadió en el vestido una exagerada manga con generosos pliegues y formaba por la parte de atrás una larga cola. El caso es que si la manga no fuera tan exagerada y elimináramos la cola, la actriz hubiera ido perfecta.

Chloë Sevigny optó por el minimalismo, y utilizó ese tejido que se llevó tanto en los noventa que combinaba bordados con pequeños espejitos. El vestido era totalmente transparente y los zapatos que escogió no ayudaron mucho a formalizar su atuendo. El clutch puso la nota de color con un rosa colar.

Mary Kate Olsen fue de las más destacadas, su extremada delgadez que preocupa cada vez más se acentuó con este vestido negro de su propia marca, The Row, al que le sobraban metros de tela. Pero eso no fue lo peor ¿Quién aconsejó a la actriz para que acudiera con esos pelos electrificados a la gala? Parece que se ha escapado de algún cuento de terror.

 

Y tampoco pasó desapercibido para nadie el diseño que lucio Anja Rubik. Este vestido blanco de Anthony Vaccarello con aberturas estratégicas que dejaba al descubierto algo más que su estilizada pierna. Creo que la exageración del momento Angelina Jolie en los Oscar se la podía haber ahorrado ¡Esa cadera huesuda, por favor!

Beyoncé tampoco nos pasó inadvertida, la cantante suele apostar por estilismos barrocos pero está vez arriesgo demasiado, un diseño totalmente transparente de Gucci con encaje y plumas de dos colores tuvieron como resultado un look demasiado recargado, al que le sobraban detalles por todos los lados.

Para terminar, escogemos el diseño que llevó Angela Lindvall, un vestido retro de Prada para la colección de otoño-invierno 2012-2013 que por sí mismo era estupendo pero quizás se espera algo más de las celebrities en galas de este tipo. Mientras que Beyoncé se pasó de largo (varios kilómetros) Angela no estuvo a la altura del evento, se quedó muy corta.

 

¿Qué otros vestidos incluirías entre los más impactantes?