maxifalda1

El reinado de la maxifalda

   Si el año pasado la falda larga se asomaba tímidamente a nuestro armario, confirmándonos que no sólo se podía vestir para grandes ocasiones, sino que era apta para estilismos relajados, este año se asegura su presencia ofreciéndonos multitud de versiones, ¿te vas a quedar sin la tuya?

La falda larga nos gusta porque nos hace sentir diferentes, porque con ella construimos estilismos más creativos y por su comodidad, fundamental para el día a día y para el verano, pero esto cómo se materializa, ¿qué estilismos podemos crear con las distintas versiones de maxifaldas que existen en el mercado?

Parece que el famoso posado de Angelina Jolie en los premios Oscar ha trascendido, y de qué manera, la novedad de las faldas largas de este año respecto al año pasado es que muchas de ellas vienen con aberturas laterales, en un lado o en los dos, para las más atrevidas, esto puede sumar formalidad o informalidad todo depende de las prendas con las que la pongamos pero también es muy importante el color que elijamos. Por lo general, los colores oscuros son más adecuados para estilismos formales: una falda negra con abertura y una camisa blanca metida por dentro con un cinturón de eslabones dorados puede ser ideal para una cena veraniega, si quieres darle un toque moderno, dile adiós a los tacones y opta por zapato plano y pinta tus labios de rojo. Sin embargo los colores claros, pasteles, cremas o beis, son más adecuados para el día y los atuendos informales, también los colores flúor o vitamina.

Otra de las tendencias en faldas larga este año es la tela plisada, este tipo de falda aporta un toque de elegancia por su caída y se pueden utilizar para ocasiones más especiales. Bien combinadas se pueden llevar hasta para bodas, pero ahí no acaba la vida útil de estas prendas, hay maneras de quitarles informalidad. Opta por camisetas informales y sencillas, tanto en el tejido con en el estampado, también es un buen recurso mezclarlas con otros materiales más rústicos como el esparto, el dénim (combínala con una cazadora). También en este sentido se posiciona otra tendencia formal son los tejidos con brillo, como por ejemplo el raso, este tipo de faldas tienen dos interpretaciones, en una más clásica se pueden construir estilismos formales como también proponíamos con las faldas plisadas, pero también admiten la interpretación que les da el estilo ‘boho-chic’, combinando estas faldas con tops coloristas y estampados conseguimos ese tipo de ‘looks’ frescos, desenfadados que buscamos en el universo hippy. Así vemos como con una misma prenda se puede interpretar de dos maneras muy distintas.

 

¿Cómo la usarás tú este verano?