cibeles-01

Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, ¿qué hay de nuevo esta edición?

El pasado mes de febrero tuvo lugar el evento de moda más importante de nuestro país, la Semana de la Moda de Madrid, que congrega a personalidades de este sector de dentro y fuera de España. Tras muchos esfuerzos por hacer la pasarela más comercial, entre ellos, cambiar el nombre de Cibeles, tan vinculado a la capital española, por una sucesión inacabable de términos ingleses, esta edición se ha hecho patente la falta de apoyo a todos los niveles. En primer lugar hemos de decir que el principal error ha sido hacer coincidir la pasarela con otras internacionales de más renombre como la de Milán y  por si no fuera poco, también coincidíamos en el calendario con la semana de la moda de Londres. Este hecho ha provocado que muchos medios, no sólo internacionales, hayan tenido que decidir qué pasarela cubrir de entre estas tres, evidentemente, Milán se ha llevado la palma. El público decepcionado, por la organización (que ni si quiera facilitaba la conexión adecuada para poder acceder a Internet) fue decayendo en afluencia según pasaban los días, así el viernes, con la presentación de las colecciones de los jóvenes diseñadores en EGO, los que más apoyo necesitan, ya no quedaba allí casi nadie, el Cibelespacio vacío y la seguridad prohibiendo la entrada al mismo a la gente que quería entrar.

 

Introducción a parte, los creadores son los únicos que se salvan y los que ponen a la vista de todos, esta semana, horas infinitas de trabajo, en una presentación que a penas sí dura unos minutos, ¿qué tendencias han sido las más destacadas?

 

   El amarillo se posiciona como punto de luz entre los tonos apagados que se proponen para el próximo invierno. En diversas tonalidades, Sara Coleman, Moisés Nieto o María Escoté apuestan por un tono vivo como este para ofrecer el contraste necesario en los estilismos. Prendas enteras de este color o generalmente combinado con negro o gris oscuro, ¿crees que veremos el amarillo en la calle el próximo otoño-invierno?

 

   Las joyas se fusionan con las prendas de vestir y se confunden con las granes aplicaciones metálicas, cobran protagonismo y aportan una apariencia griega  a los looks que las presentan. Los vestidos vaporosos tienen gran presencia, los hemos visto en todos los largos y se juega con los vanos en diferentes partes del cuerpo dando protagonismo a la espalda y dejando al descubierto zonas que no normalmente no vemos. Han sido una constante los detalles de pelo, tanto en cuellos como en hombros o en aplicaciones para abrigos, cinturas ceñidas por cinturones estrechos  que hemos visto en Roberto Verino y que acentúan la figura femenina.

 

¿Qué tendencia crees que tendrá más éxito el próximo invierno?