LWD Little White Dress

El Little White Dress (LWD) le echa un pulso al tradicional Little Black Dress (LBD)

Hemos dicho varias veces en este blog que el blanco ha conseguido este invierno trascender los calores estivales y posicionarse como uno de los colores a tener muy en cuenta para el invierno. Ha llegado el momento de profundizar en el tema.

Dos hitos dieron el empujón definitivo al color blanco en la moda y como pasa en muchas ocasiones, los dos vienen de la mano del cine. En primer lugar, es difícil olvidar a la sex symbol más conocida del celuloide, Marilyn Monroe, con su vaporoso vestido blanco sobre las rejillas del metro de Nueva York en La tentación vive arriba. Este vestido ha sido mil veces copiado y le valió al color blanco el calificativo de “sexy” durante mucho tiempo

En segundo lugar otro vestido que relanzó este color fue la aparición de Sarah Jessica Parker, en la secuela de la película Sexo en Nueva York, con un little White dress luciendo palmito por la Gran Manzana . El vestido en cuestión era de la marca Halston Heritage, de la cual la actriz era en ese momento directora creativa. Parker consiguió “colar” bastantes modelitos de su, por entonces, marca en el film.

Este color tiene múltiples ventajas a la hora de vestir que hacen que muchas de nosotras optemos por él. Una de las cosas positivas que hace que llenemos nuestro armario de este tono es la facilidad para combinarlo. Desde dorado hasta el clásico negro, ofrece multitud de posibilidades y ninguna de ellas es censurable.

Combina tu little white dress con toques de rojo y azul para conseguir un resultado marinero. Aporta una dosis extra de glamour con toques de dorado, por ejemplo un collar de eslabones. Será tendencia para el verano 2012 (como todos los veranos)

Este tipo de vestido, además, por su forma de trapecio (también llamados tipo “A”) favorece a todos los prototipos de cuerpo.

Otra de las tendencias de esta temporada han sido los vestidos con múltiples aberturas por el torso, escote y, como no, espalda. Es una opción que gana enteros con el blanco ya que potencia el contraste entre tu piel y el color del tejido y destaca las formas de los vanos de la prenda. Nicole Richie opta por este, de la marca Halston también.

En los looks de noche el blanco aporta originalidad. ¿Te has fijado alguna vez cual es el color que predomina en un evento de noche? Siempre son colores oscuros por lo que si optas por el blanco en tu estilismo nocturno destacarás y conseguirás ser un punto de atención. Pondrás ese toque distinto que todo evento necesita y no caerás en la monotonía del negro. A veces necesitamos innovar, arriesgar y perder el miedo al ridículo.

Emma Stone opta por esta pieza de cocktail. Consigue un estilismo bastante formal debido a las líneas rectas de su vestido y recogiéndose el pelo. En los labios el rouge marcado, que combina con su cabello es todo un acierto. La actriz constituye un ejemplo de que el blanco no está prohibido para las pieles claras.

Scarlett Johansson escogió el negro para combinar en este vestido tan lady de corte midi. Las transparencias consiguen quitarle algo de dulzor y una simple coleta consigue rejuvenecer este largo, que quizás esté pensado para mujeres algo mayores que ella. El resultado es un estilismo poco visto para la noche, que no pierde un ápice de elegancia

Pero en esto, como en todo hay unas normas no escritas, no todas las mezclas valen. El estilismo Tilda Swinton, nuestra querida bruja de Narnia, en la gala de los Globos de Oro del año pasado recibió muchas críticas. La combinación del blanco con los tonos crema y beige nunca ha gozado de mucha popularidad, y éste es un ejemplo del motivo.

Para acabar con buen sabor de boca, nuestra princesa Letizia, representa cómo se pude llevar este color en actos oficiales y en ocasiones formales. Demuestra que domina las tendencias y que sabe combinarlas. Mezcla un recatado cuello bebé con un cuerpo de transparencias, consiguiendo un resultado genial

Y tú ¿Hasta dónde apostarías por el blanco? ¿Te atreverías a vestirlo en una boda que no fuese la tuya?


Leoprad print tendencia 2012

La fiebre del Leopardo – Leopard print Tendencia 2012

El estampado de serpiente se las prometía como el valiente que iba a conseguir desbancar a su eterno competidor, el estampado de leopardo, del trono. A estas alturas de la temporada podemos decir, que aunque muchas hemos introducido el snake print en nuestro vestuario, el rey sigue siendo el eterno leopard print.

Tantos años en la cima de las tendencias han hecho que el estampado de leopardo haya derivado en multitud de versiones. Distintos colores, tamaños y texturas hacen las delicias de las amantes del mismo. Pero en el lado opuesto están las personas que no se atreven con él. Épocas como los denostados 80 (en lo que a moda se refiere) hicieron que este estampado adquiriera connotaciones no muy positivas de las que le está costando mucho desprenderse en determinados sectores.

Hoy vamos a demostrar que el estampado de leopardo no tiene por qué ser vulgar ni demasiado atrevido y que a todo el mundo le puede quedar bien ¡Lo importante es atreverse!

Lo clásico es introducirlo de manera discreta en complementos y accesorios. Una cartera de leopardo como complemento a un LBD (little black dress) no le quita clasicismo ni elegancia, sin embargo le aporta un toque chic que siempre funcionará. En versión informal también funciona. Darás todo el protagonismo a tu bolso:

Una opción un poco menos discreta, menos clásica y más de tendencia es complementar el mismo LBD con un abrigo de leopardo. Este tipo de abrigo son tendencia total, eso sí, si  apuestas por esta opción mantén el resto de los elementos del outfit en un discreto segundo plano

Otro complemento que funciona muy bien en looks de día es el foulard. Apuesta por los de tamaño XXL y combínalos con tops en tonos tierra y cazadora vaquera. El contraste proporcionará frescura al look y convertirá el leopard print en una tendencia totalmente casual.
Rosie Huntington opta por otra versión de la misma opción, combinando pantalones estilo boyfriend con americana y pañuelo de leopardo. La apuesta segura es el contraste de estilos, así nos aseguraremos también de que nuestro estilismo no es too much para el día a día.

En cuanto a las prendas propiamente dichas (pantalones, faldas, jerseys, camisetas…)
hay que llevarlas con cuidado. Nunca debemos combinar más de una prenda con este estampado en un mismo estilismo, aunque la mezcla con otros estampados sí está permitida.

Todo depende de tus gustos, tu estilo y tu estado de ánimo. Para un estilismo más clásico limítate a combinar una prenda de leopardo y completa el resto del outfit con prendas básicas. La joven actriz Vanessa Hudggens sigue este consejo para sus looks de diario, consigue estar cómoda y a la moda al mismo tiempo (es un look Truendy total)

Si te atreves con la mezcla de este estampado con otros, nuestro consejo es que lo reserves para ocasiones más especiales. Pero, como en moda nada está escrito te proponemos también un ejemplo de cómo llevar la mezcla en tu día a día

Como veis en estos casos la mezcla existe pero es discreta. Se mezcla el leopardo, con el estampado hippy pero se hace sobre una base de colores oscuros.

La opción del vestido es arriesgada de por sí. Elígelo largo, de gasa y de estilo hippy para un resultado más discreto. Si quieres ser la reina de la noche y apostar por un look 100% sexy tu vestido es corto  y ajustado ¿Los complementos? En negro y si te atreves en dorado.

¿Un término medio? La hermanísima, Nicky Hilton, nos lo muestra:

En cuanto a otras versiones de estampado de leopardo más coloridas, pueden ser divertidas, pero ten en cuenta que el leopard print, de por sí ese atrevido, no quieras sobrecargarlo, porque no le hace falta.

Pero la fiebre de éste salvaje estampado no se queda aquí, ha llegado mucho más lejos. Se cubren con él envases de cosméticos, fundas para móviles, accesorios para el coche y también para la moto. Te dejamos un ejemplo

¿Hasta dónde te atreves a llegar?


LBD Little black dress outfit

El little black dress (LBD) puede salvarnos la vida

Seguimos con nuestro festival de propuestas navideñas. Cuando llegan estas fechan tenemos que hacer frente a un gran desembolso de dinero: regalos, viajes, cenas, compromisos…Nosotros tenemos la solución para que tu cuesta de enero se haga más llevadera.

 

La manera mas generosa de reducir gastos es ajustando nuestro presupuesto en vestuario. Lo que de otro modo llamamos tirar de fondo de armario, no tiene por qué significar reducir las dosis de estilo. Te vamos a demostrar cómo superar la Navidad sin que tu presupuesto se quede en números rojos. Para ello nuestro mejor aliado es el Little Black Dress (pequeño vestido negro), ese vestido salvavidas que nos dejó Coco Chanel como legado.

 

Demostraremos como toda la leyenda creada alrededor del mítico little black dress (LBD) es cierta. Pero antes hay unos requisitos que la prenda debe cumplir para que sea un auténtico LBD:

 

La primera de todas es la calidad. Estamos hablando de un básico, de la prenda de fondo de armario por excelencia, por ello podemos (y debemos) invertir más en ella. Será una inversión a largo plazo que puede durar para toda la vida, además la amortizarás en poco tiempo.

 

En segundo lugar debe ser un vestido versátil. En él deben predominar las líneas clásicas. Los complementos se encargaran de poner la tendencia en los estilismos. Una prenda clásica es atemporal por tanto nunca pasa de moda.

 

Y si hablamos del largo del vestido, siempre por encima de las rodillas, más largo o más corto puede ser inadecuado para algunas ocasiones y siempre debemos tener en mente la versatilidad, que es lo que vamos buscando. Estamos buscando un vestido tipo cóctel.

 

En último lugar pero no menos importante debemos encontrar el vestido perfecto para nuestro cuerpo, aquel que nos siente bien, como si nos lo hubieran hecho a medida. En el resultado final de los estilismos esto será esencial.

 

Una vez sabidas estas normas sólo nos queda encontrar la pieza clave de nuestros looks de hoy y aplicarlas. El elegido es de Zara, ancho y simple. Perfecto.

 

 

 

Ahora vamos a ver como este clásico vestido es perfecto para afrontar los tres momentos principales del día: mañana, tarde y noche.

 

En las jornadas matinales tenemos que priorizar la ante todo la comodidad. Este look por capas tricolor esta conseguido a base de los colores de temporada. El vestido en el estilismo pasa casi inadvertido sirviendo de base para los demás elementos. La lana gorda, uno de los tejidos de la temporada nos protege del frío y el bolso, de estampado andino, consigue ese aire casual que no le puede faltar a cualquier estilismo matutino.

 

Para el estilismo de tarde buscamos algo cómodo pero chic. Para ello nada mejor que un look inspirado en tendencias como el motociclismo (biker) o la equitación. La mezcla de negro y tonos tierra sugiere sobriedad y para romper un poco con ella añadimos un pañuelo de flores que es la nota discordante pero a la vez proporciona armonía. El cinturón sirve para ajustar la prenda destacando la cintura, así aportamos la feminidad que no le restan la cazadora o las botas.

 

Y por fin llegamos a la noche. En esta ocasión debemos apostarlo todo al negro y ganaremos seguro. Vamos a crear un look monocromático en el que jugaremos con las texturas y les daremos a éstas total protagonismo. Destacar las texturas está de moda y en esta temporada vamos sobrados de ellas: plumas, transparencias, encaje, pelo, lentejuelas, purpurina…Mézclalas, conservando el negro como punto de unión. Además de toda esta armoniosa mezcla podemos añadir un punto de diversión en forma de color con los complementos. Prueba a añadir un anillo de una forma color llamativo,  un clutch joya con cristal de Swarovski de distintos colores o un cinturón de piezas metálicas, no pienses que es demasiado, ¡la última noche del año está todo permitido! Así que ya sabes reserva este outfit para Nochevieja

 

Cómo veis la función del vestido en estos casos es pasar totalmente desapercibido, sirviendo de base a los demás elementos y dejando que ellos sean los protagonistas.