Hanneli Mustaparta

Hanneli Mustaparta, una ‘it-girl’ nórdica que se sale de lo establecido

No tiene solo una profesión, como la mayoría de sus compañeras ‘it-girls’, su agenda está a rebosar de eventos y las Semanas de la Moda siempre tienen un sitio reservado para ellas en la primera fila. ¿Quién es Hanneli Mustaparta?

Noruega, 31 años y una vida laboral que ya quisieran muchas mujeres de 50. Comenzó como modelo pero pronto esta profesión se le quedó corta, quería abordar la moda desde el punto de vista creativo, uno como un simple soporte que exhibiera las creaciones de otros. Por eso, abrió su propio blog, que recibe su propio nombre, Hanneli, haciendo así gala de la sencillez y elegancia que caracteriza su estilo. Pero no sólo eso, Hanneli empezó a trabajar como estilista y este trabajo le trajo entrevistas en publicaciones femeninas que no pasaron por alto su estilo, Mustaparta ya se había convertido en toda una ‘it-girl’.

Sin título

Hanneli Mustaparta no es una it-girl cualquiera, no le han hecho falta estilismos imposibles o complementos atrevidos que se alejan totalmente de lo terrenal para hacerse un hueco en el ‘mundillo’. Al contrario, su estilo es casual, clásico y básico y utiliza los complementos para potenciarlos y ponerlos al día en cuanto a las tendencias. Pero no se deja llevar por todo lo que está de moda, tiene las ideas claras, sabe lo que le gusta y lo que no, lo que le favorece y lo que nunca se pondría y en base a eso se viste. Fan de los colores neutros, los blancos y los negros, amarás todos sus ‘looks’ y querrás imitarlos porque puedes. En la línea de Olivia Palermo, forma parte del grupo de chicas de moda que utiliza su estilo propio sobre las tendencia, poniendo siempre el sello Mustaparta a todos sus ‘looks’.

hanneli

Destaca entre el nutrido grupo de chicas de moda nórdicas, tan en auge, por sus rasgos poco habituales entre ellas: piel morena y pelo castaño. Por supuesto, luce el corte midi la melena del momento y sabe sacarle el máximo partido: coletas bajas, raya al medio, a un lado, ‘messy looks’, ligeras ondulaciones, ¡todo le queda bien!

Este ‘buen hacer’ le ha servido para establecer unas relaciones envidiables en el mundo de la moda: es colaboradora de Vogue y musa de firmas como Altuzarra y Calvin Klein, donde además ejerce de ‘community manager’, la profesión del momento que no se le puede resistir a ‘it-girl’ que se precie.

En resumen Hanneli Mustaparta no es una más, sus 31 años, sus rasgos mediterráneos y su estilo clásico le han hecho destacar con elegancia por encima de otras chica del momento.

 


It Girls

¿Qué es una it girl?

Este vocablo inglés se ha puesto de moda y lo podemos encontrar repetidas veces en las revistas y blogs de moda. Literalmente cuando utilizamos esta expresión nos referimos a las chicas del momento. Son chicas a las que imitamos, su estilo se pone de moda y de un día para otro todo el mundo quiere parecerse a ellas; se imita su ropa, su forma de ser y sus características más destacadas.

 

Pero ¿qué es lo que hace que una celebrity corriente pueda llegar a ser la chica más deseada? A veces es simplemente el azar, otras una canción, una película, o un rasgo peculiar por el que se empieza a conocer a la persona en cuestión.

 

La democratización de la información que ha venido de la mano de Internet, ha hecho posible que cualquiera se pueda convertir en una it girl o it boy. Este es el caso de los blogueros Chiara Ferragni o Pérez Hilton. Los dos comenzaron escribiendo sus blogs sobre moda y han ido subiendo su popularidad hasta convertirse en socialités que no pueden faltar en ningún evento fashion. La italiana destaca por su buen juicio a la hora de escoger sus estilismos, nos los muestra cada día en su blog, y poco a poco ha ido escalando posiciones hasta tocar la cumbre . Él se ha hecho famoso por sus outfits imposibles y por sus irreverentes juicios que no dejan títere con cabeza, independientemente de quién se trate.

 

 

Pero no basta con ser buenos en lo que hacen, gente talentosa hay mucha y no todos son chicos del momento. Amy Winehouse era todo un ejemplo de it girl, a la londinense no le bastaba con cantar como los ángeles, su cuerpo tatuado, su peculiar y poco aconsejable manera de vivir y su modo de vestir pin up hizo que muchas adolescentes se anudaran un pañuelo a la cabeza y se pintaran una exagerada raya de eyeliner. Eso es ser toda una it girl.

 

 

Y no salimos de Londres para localizar a otra de las it girl más aclamadas que se mantienen en el tiempo. Alexa Chung comenzó siendo una modelo más, pero sus exclusivas compañías (Sienna Miler, Poppy Delavigne…) hicieron que todo el mundo la conociera en el celuloide. Hoy por hoy además de ser modelo es presentadora de televisión e icono de moda. Su estilo infantil y desenfadado la ha convertido en ídolo de masas a nivel mundial.

 

 

Caso a parte son las chicas que vienen de la nada, sin ningún talento en particular se hacen conocidas y les caen en gracia a la prensa. A partir de este momento podemos ser testigo de todos sus actos desde los más banales hasta los más íntimos. En este grupo estarían la heredera Paris Hilton o las millonarias hermanas Kardashian, que a raíz de un reality show  no han parado de protagonizar portadas de prensa y han sacado hasta su propia línea de vaqueros. Sus excesos y extravagancias de niñas ricas cautivan a las lectoras de este tipo de prensa, por un momento dejan volar la imaginación y se  transforman en alguna de ellas.

 

 

El mundo de las it girls es efímero e igual que suben al candelero pueden bajar, sobre todo, las que no tienen ningún talento concreto. En este momento una de las más aclamadas es la cantante Adele, su look poco usual en una chica de 23 años y  la aceptación por su propio cuerpo, que no cumple los actuales cánones de belleza, sorprenden y ella corrobora su actitud con declaraciones tan poco vistas entre las celebrities como cuando afirmó que le encanta comer.

Si eres de las que no les pierdes la pista a ninguna de ellas no olvides estos nombres: Lana del Rey, Pixie Lott, Cara Delavigne (hermana de Poppy) o Emma Watson. Cada vez las conocemos más jóvenes, pero ni nosotras ni ellas sabemos lo que les durará el reinado. ¡Qué lo disfruten mientras tanto!