Gala premios Goya 2012 Alfombra Roja

Gala de los premios Goya 2012: Analizamos la alfombra roja

El pasado domingo asistimos a la primera gala de los Goya en la que las redes sociales tuvieron un protagonismo relevante. Para los que todavía dudan de que este fenómeno está cambiando la forma de percibir el mundo, hasta la presentadora de la gala, Eva Hache, hizo una mención a Twitter. La cómica aludía a que no hacía falta esperar a mañana para ver las críticas, sino que podían verse en el momento.

 

Así paso también con las críticas a los modelazos que nuestras actrices lucieron. Otra de las ventajas de las redes sociales es que hacen que seamos conscientes de que “para gustos están hechos los colores”. Y es que cada modelito despertaba tantas críticas como alabanzas, la diversidad se concentraba en un mismo espacio virtual. En general hubo buenas elecciones con algún que otro patinazo, y si hay que hacer alguna crítica es la poca representatividad que tuvo la moda española en la renovada alfombra roja.

 

Vamos allá con lo más destacado.

 

Blanca Suárez, nominada a actriz revelación, eligió este Blumarine de pedrería en tono nude, uno de los colores preferidos por nuestras actrices esta noche. El diseño terminaba con falda de tul, lo que le proporcionaba forma de sirena. Lo que no nos acaba de convencer es la parte de arriba, quizás hubiera quedado mejor un escote palabra de honor sin mangas.

 

 

María Valverde eligió este vaporoso Dior, que despertó críticas y alabanzas a partes iguales. También en tono nude, la simpleza de las formas resalta la belleza de la actriz. No es de los vestidos más impresionantes, pero María aprueba con nota en esta ocasión.

 

 

Impresionante iba Goya Toledo, con un diseño de su amigo Elie Saab en pavé de pedrería. El detalle de la manga es muy favorecedor. En cuanto al peinado, no está demasiado logrado el efecto despeinado y esto desluce un poco el vestido.

 

 

Michelle Jenner logró convertirse esa noche en la princesa del cine español con su vestido de Zuhair Murad. El color del vestido favorecía el tono de piel de Michelle a pesar de ser muy blanquita. Optó por el tradicional moño de bailarina que dejaba al descubierto sus bellas facciones.

 

 

Verónica Echegui eligió un sencillo Gucci con adorno en el centro en dorado, que combinó con el dorado de su clutch. La elegancia de la cola se contrarrestaba con la melena lisa creando un equilibrio perfecto.

 

 

María León optó por un Lanvin en verde bosque. Un diseño sencillo que se prestaba a añadir algún que otro complemento, la sevillana decidió lucirlo tal cual. Creemos que la melena suelta le hubiera lucido más al hacer contraste con el tono oscuro del vestido.

 

 

 

También eligió a Lanvin la ganadora del Goya a la mejor actriz. De blanco impoluto su cara transmitía felicidad. Escogió muy bien el peinado, y lo más comentado fue el águila (también de Lanvin) que se puso al cuello. Quizás el escote del vestido no es el más adecuado para recargar con un accesorio de esas características.

 

 

Inma Cuesta fue de las pocas que apostó por la moda española. Con un diseño de Juanjo Oliva evocaba a las divas de los años veinte, peinado y maquillaje incluido. El escote de su vestido no nos convence.

 

 

Y siguiendo con el diseño español, Leonor Watling optó por un diseño de inspiración vintage de Miriam Ocáriz. Fue de las pocas que puso color a la noche con un vestido rojo de manga larga que en Twitter gustó mucho.

 

 

Uno de los momento más emotivos de la noche vino de la mano de Silvia Abascal. La noche de los Goya era su reaparición oficial tras casi un año retirada de la esfera pública debido al ictus que sufrió. Apareció así de bella y elegante y a más de uno se le saltó la lagrimita. Eligió un diseño rosa pastel bordado en pedrería de Lorenzo Caprile. La mejor de la noche.

 

 

Mar Saura eligió a Ralph Russo, diseñador por excelencia de Angelina Jolie, Clara Lago optó por Zuhair Murad y Toni Acosta, muy elegante de Dolores Promesas. Éste último también fue de los preferidos en la red.

 

 

Cayetana Guillén Cuervo de Oscar de la Renta, Marta Etura, vicepresidenta de la Academia, de Gucci y Juana Acosta con un sobrio pero elegante diseño de Paco Rabanne.

 

 

Belén Rueda de Pedro del Hierro, muy correcta y Manuela Velasco de Carolina Herrera, de inspiración retro.

 

 

Entre nuestros hombres el rey fue el traje negro. Miguel Ángel Silvestre de Armani, José Coronado, galardonado con el Goya al mejor actor, de Armand Basi y Asier Etxeandía de Morante.

 

Roberto Enríquez y Raúl Arévalo, también con traje negro, y Eduardo Noriega, saliéndose un poco de la norma con chaqueta marrón de Dsquared2.

 

¿Qué te parecieron los looks de la gala? ¿Comentaste en directo vía Twitter?