Complementos

Complementos, ¡no los olvides en verano!

Muchas veces hemos hablado en el blog de las tendencias, de lo que se lleva y no se lleva en cuestión de vestimenta, pero a estas alturas es bueno que hagamos un parón para que hablemos de algo que siempre hemos dicho que tiene importancia pero en verano más todavía, si cabe. Se trata de los complementos, esos pequeños detalles con los que siempre decimos que podemos cambiar cualquier vestidito sencillo. Como con la ropa, también vemos como los complementos van cambiando y se van estableciendo distintas tendencias que van inundando la mayoría de nuestras firmas preferidas.

 

Haciendo un simple ejercicio podemos averiguar cuales son las tendencias que se llevan en la actualidad en cuestión de complementos. Observando un poco la gente que pasa por la calle podremos ver como se repiten determinados modelos y sólo tendrán que pasar unos pocos minutos más para desearlos irracionalmente. Esto ha pasado con diferentes complementos desde hace muchos años y al final, pasa lo de siempre que se aborrecen y se guardan en el cajón para nunca más usarlos.

 

 

¿Quién no se acuerda del símbolo de la paz en plata que se hizo archiconocido no hace mucho tiempo o por venirnos un poco más hacia el presente del búho del año pasado? También tuvo su tiempo el pañuelo palestino (en toda su variedad cromática) y los docenarios traídos a la vida pública por la periodista más mediática del momento, Sara Carbonero.

 

En este verano del 2012 hemos sustituido todas estas tendencias por otras, que ahora nos parecen mucho más cool, pero que no sabemos cuanto tiempo tardarán en quedar en el olvido.

 

 

En primer lugar la tendencia más (pseudo)novedosa que hemos encontrado es la combinación de metales y colores flúor. Esta tendencia tiene su origen en los magníficos collares creados por Sandra Feltes, el éxito que estas piezas tuvieron entre modelos y famosas produjo que nuestras adoradas tiendas low cost no tardaran en crear su particular versión. También encontramos en youtube tutoriales para crear nuestra propia versión del collar de Feltes o una inspiración de él para crear pulseras.

 

 

El estilo marinero se afianza como nunca y podemos encontrar complementos con motivos de anclas y timones pero sobre todo los collares y pulseras con grandes eslabones en plata y oro hacen un guiño a la tendencia estival más clásica con diferencia. El dorado dota de un toque de glamour al azul marino y rojo, colores tradicionales de los estilismos marineros y nos recuerda al lujo que identificaba a ciudades como nuestra Marbella en los años 60.

 

 

   Las plumas, las cuentas de madera y los motivos aztecas son tendencias que se exportan de la industria textil a los complementos para dotar a estilismos básicos de esta tendencia tan en boga esta temporada.  Encontramos plumas para colgantes, pulseras y pendientes, nosotras nos quedamos con los colgantes, eso sí ¡déjales total protagonismo!

 

 

Por último no podemos pasar por alto una tendencia que vino pisando fuerte en las prendas y se ha trasladado a la bisutería, se trata de los cuellos bebés. En una interpretación de lo más práctica de esta moda encontramos collares que imitan al famoso cuello, podemos ponerlo sobre cualquier camiseta y así tendremos una prenda actualizada gracias a este delicado complemento.

 


Bisutería tendencias verano 2012

7 tendencias que no pueden faltar en tu joyero este verano 2012

Cuando aumentan las temperaturas disminuye el numero de prendas que llevamos encima, aumentan las partes del cuerpo que llevamos al descubierto y también la importancia de los complementos, en particular de la bisutería, porque se vuelve más vistosa. Hoy haremos un repaso por los materiales, tendencias y formas que vamos a llevar esta próxima temporada estival.

 

¡Comencemos con nuestros imprescindibles!

 

Lo Adorarás. Aunque el dorado depurado se empezaba a vislumbrar a finales de verano pasado y cobraba fuerza en invierno parece que se ha quedado ahí, porque lo que verdaderamente se lleva este verano es el oro envejecido y con todo tipo de tratamiento: tallado, troquelado, y combinado con otros materiales. Parece, por tanto que el dorado depurado tiene más que ver con el invierno y el dorado viejo por ese toque de informalidad que aporta se asocia a una estación más relajada como es el verano.

 

 

 

Imitando a las esclavas del antiguo Egipto. Otro imprescindible para este verano son las gargantillas y brazaletes que recuerdan a las que llevaban las antiguas egipcias. Se trata de piezas simples y contundentes, por lo general anchas, doradas y opacas. En contra de lo que podríamos pensar no se asocian a nada vulgar, todo lo contrario sus líneas simples las hacen muy ponibles y las convierten en elementos que proporcionan una elegancia muy urbana.

 

 

 

Más color. Igual que pasa con la ropa cuando llega el verano se produce una explosión de color. En los complementos es donde más arriesgamos, los colores se mezclan con las texturas y los elementos, a priori, discordantes. Y el conjunto de todo esto junto encanta y crea adicción.

 

 

Haciendo el indio. Las plumas se posicionan como tendencia estival. Poco a poco se irán introduciendo en pendientes, collares y pulseras. Si hasta ahora hemos visto el look andino muy asentando el la urbe, podemos irnos preparando para sentirnos como un auténtico apache, ¡les tomaremos prestados todos sus complementos!

 

 

 

Turquesa.Si en cuanto a prendas de vestir tenemos claro que el color reinante es el verde menta, manzana, mint o como tengamos a bien llamarlo, para bisutería y joyería la cosa cambia aunque no se va muy lejos. El turquesa dominará nuestro joyero, este color es ideal para resaltar la piel morena y por su parecido con el mar ningún verano cae en el olvido aunque este año viene con más fuerza. ¡Busca en tu joyero (o en el de tu madre/hermana) porque seguro que encuentras algo!

 

 

 

Minimízalo. Aunque no nos olvidamos de los grandes colgantes, ya que está siendo una tendencia de largo recorrido, poco a poco se está abriendo hueco los pequeños colgantes, de una largura media y  elaborados con mucho detalle. Combina varios entre ellos y obtén así una especie de gargantilla. Hay infinidad de formas y objetos para llevar colgados y algunos muy graciosos. Quedan ideales con cuellos redondos que dejen al descubierto las clavículas.

 

 

 

 

¡Más madera! La madera es otra tendencia de las clásicas del verano. Es un clásico pero a la vez un imprescindible, si no hay pulseras de madera, casi es como si un hubiera vacaciones de verano. La novedad reside en la mezcla, la madera se mezcla con otros materiales, obteniendo así un resultado renovado y ecléctico. Te proponemos un DIY express: pinta algunas de las bolitas de tu pulsera de madera con algún pintauñas que tengas por casa, después ata entre ellas cintas de rasos estrechas y déjalas colgar o hazles una lazada. También puedes juntar varias hebras de hilos de colores, atándolas a la pulsera conseguirás un colorido pompón.

 

 

Estas son nuestras propuestas, pero seguro que a ti se te ocurren más ¿Nos las cuentas en los comentarios?