DIY bailarinas

DIY: ¿Bailarinas viejas? ¡Bailarinas nuevas!

Dicen que toda crisis hay que verla como una oportunidad y una ocasión para triunfar, y no es que nos hayamos vuelto locos y vayamos a hablar de política hoy sino que esta frase también la podemos aplicar a la moda, si tus bailarinas preferidas se te han quedado vieja y ya no están en condiciones de salir a pasear a la calle, no te preocupes hay solución ¡renuévalas! ¿Cómo? Te proponemos cuatro ideas al filo de las tendencias.

 

1. Bailarinas de purpurina

Hemos visto como los zapatos de glitter han marcado tendencia durante la temporada pasada, esto va a seguir en lo más alto de la moda por lo que puedes abrochar unas bailarinas viejas para sumarte a la tendencia. Necesitas purpurina suficiente del color que prefieras para cubrir los dos zapatos, te aconsejamos dorado viejo o plateado, otra opción es mezclar varios colores para obtener una superficie multicolor.

 

Mezcla la purpurina con cola hasta tener una mezcla homogénea, aplica una capa sobre toda la superficie del calzado y deja secar, después aplica una segunda capa, si ves que dos capas no son lo suficientemente cubrientes, puedes aplicar una tercera, pero procura aplicar las menos posibles. Te aconsejamos que sumes el detalle de unas tiras de raso a juego con el color de la purpurina a la altura del tobillo, las puedes coser o pegar. Cuando te las calces enrolla las tiras hacia arriba por el tobillo.

 

 

2. Bailarinas con flores

Esta técnica es un poco más laboriosa pero igual de sencilla, se trata de recortar flores en pedazos de tela, puedes recortarlas en distintos colores o en negro. Añádele detalles como cuentas de colores para formar el centro de la flor o ribetes de colores sobre los bordes, cuantos más detalles añada, más laborioso será el trabajo pero esto repercutirá en el resultado final del DIY. Otra idea es hacer las flores en distintos tamaños o si eliges un color uniforme para todas, añadir alguna en un color distinto. Ahora solo queda coser o pegar las florecitas sobre toda la superficie del zapato, te aconsejamos que las cosas, es un método más seguro y más profesional.

 

 

3. Bailarinas con tachas

Las tachas son una tendencia que viene muy fuerte para todo tipo de prendas y ahora de cara al verano se han incorporado en el calzado. Dan un toque balmainiano a cualquier estilismo y le imprimen fuerza. Las tachas las puedes adquirir en cualquier mercería y puedes aplicar multitud de diseños. Nosotros para este DIY nos hemos inspirado en un modelo que Blanco lanzó en su edición especial y simplemente hemos aplicado unas cuantas tachuelas en la puntera. Actualmente ha vuelto la tendencia de los zapatos en forma d pico por lo que no te costará encontrar bailarinas con esta forma. Si no estás muy segura del resultado que vas a obtener, para las primeras veces, puedes comprar bailarinas baratas en tiendas como Primark, o grandes almacenes.

 

4. Bailarinas con lazo

Para hacer este DIY necesitas dos pedazos de tela doble, que formarán el lazo, en el estampado que elijas y dos tiras de material más rígido, también pegamento textil y una pinza para la ropa. Forma una circunferencia con cada una de las tiras y pégalas para que se queden con la forma, cuando se sequen, aplica pegamento sobre el centro del frontal de la bailarina y pega la circunferencia, deja secar otra vez manteniéndolo presionado con una pinza de la ropa. Ahora introduce por el hueco el trozo de tela, dale forma al lazo hasta dejarlo a tu gusto. Para una mayor seguridad puedes pegarlo a la base de la bailarina y ya tienes bailarinas nuevas.

¿Qué otras sugerencias se te ocurren para renovar unas bailarinas?

 


Bolso Zara amarillo

¡Rompe con la superstición y dale vía libre al amarillo! – Color tendencia primavera verano 2012

Dicen que el amarillo es el color de la mala suerte. Detestado por los actores porque Moliere murió vestido así. Amarilla es la prensa a la que no le concedemos ninguna credibilidad y también las banderas con las que se marcaban las ciudades infectadas de peste. Ahí es nada. También es justo decir que representa la parte intelectual de nuestra mente y que se asocia al lujo.

 

Las malas vibraciones que en occidente tenemos tan asumidas y totalmente asociadas a este color, no se corresponden con los significados que tiene en la cultura oriental. En China el amarillo representa la fuerza del sol y se asocia a la energía y al optimismo. Así que tú decides con cual de los dos significados te quieres quedar. Lo que es seguro es que es un color especial que no deja indiferente a nadie.

 

Tradicionalmente este color no ha sido de los más privilegiados y todos hemos podido comprobar que si fabricaban una prenda en distintos colores entre los que estaba el amarillo, era la prenda de este color la que siempre encontrábamos entre las rebajas. Pues sí, parece que somos supersticiosos.

 

Pero hemos decidido acabar con este gafe infundado, y para dar ejemplo los primeros que lo han hecho han sido los actores. Si ellos se atreven a romper su histórica superstición ¿Quién no va a atreverse?

 

La primera valiente ha sido Elena Anaya. Hace unas semanas veíamos a la actriz paseándose por la alfombra azul de los premios José María Forqué con su blazer amarillo limón. Y es que este es el tono que más se lleva (ya que vamos a romper con las malas lenguas, vamos a hacerlo del todo ¿no?). La americana de la galardonada actriz la firmaba Stella McCartney y probablemente tenga un precio desorbitado para la mayoría de nosotros.

 

Tenemos la alternativa a la carísima americana de la protagonista de La piel que habito. Diez propuestas para que sepas cómo dar el cante.

 

 

Este bolso de Mango puede ser una buena opción para inciarse en la tendencia. Además nos aporta una de las claves. Cuando se pone de moda un color que normalmente ha estado en los confines del baúl de los recuerdos nos hacemos dos preguntas: ¿Es para mí ese color? Una vez que decidimos que sí, la siguiente pregunta es ¿con qué colores lo combino? En este caso este bolso nos da la solución más segura, el negro. Otras opciones son el marrón oscuro, el cuero envejecido y el nude, que siempre es una opción segura para los colores flúor.

 

 

 

 

Otra opción en cuanto a complementos es este bolso de Zara. En su tono más potente, lo más fácil es utilizarlo como “pop” de color en outfits que se caracterizan por su neutralidad. Cuando compres este tipo de complementos, ten en cuenta lo que vas a gastar en una pieza que probable no te pongas más allá de esta temporada.

 

Estos pantalones son perfectos, con unos buenos tacones para alargar la figura. Utilízalos de talle alto. El movimiento de la tela junto a la dosis de color conseguirá que nadie aparte la vista de ti.

 

 

Estas bailarinas son un premio, una ganga para las que sepan anticiparse a las nuevas tendencias. Se encuentran en la tienda on-line de Stradivarius. Son de rebajas y su precio no supera los 6 euros. ¡ Un imprescindible para la primavera!

 

 

Para tus ocasiones más festivas Dorothy Perkins nos propone un vestido y Zara un top de las mismas características. Su tejido vaporoso y su asimetría hacen que estén totalmente en tendencia. La guinda del pastel la pone su color que llena a quién se los ponga de jovialidad y buenas energías.

 

Ahora te proponemos una serie de opciones para llevar el amarillo en tus outfit de todos los días.  Esta blusita es de lo más ponible y totalmente adecuada para el verano. Su toque infantil y sus amplias formas la convierten en una firme candidata a formar parte de tus básicos para esta temporada.

 

Y si hablamos de comodidad, estos shorts de Asos serán tus preferidos. Su tela ligera se adapta a todas las figuras, por lo que te permitirán perder el miedo a comprarlos on-line. Fíjate en la modelo y conviértelo en una pieza de noches de verano con unas sandalias romanas de taconazo.

 

Para ir introduciendo el color en los looks primaverales en los que todavía no nos atrevemos a ponernos la manga corta te proponemos este jersey calado. Esta pieza transformará tus estilismos más básicos en outfits de rigurosa actualidad.

 

Y si lo que te gustó fue el toque que le da el amarillo en forma de chaqueta al look de Elena Anaya, esta es la propuesta de Asos:

 

¿Te atreves? ¿O es demasiada acidez para ti? En Truendy ya se empieza a llevar…

 


Pulsera DIY

Una manera low cost de ir a la moda: DIYs

¿Sabíais que la ropa de hace tres temporadas no tiene por qué morir en nuestros armarios? ¿Sabíais que con un poquito de ingenio podemos amortizar (más todavía) la ropa que nos compramos? ¿Y si has visto un anillo precioso en la mano de una famosa pero por más que buscas no lo encuentras en las tiendas? Pues te damos la solución: ¡Hazlo tú misma!

 

Es lo que se conoce como los famosos DIY, es decir Design It Yourself/Do it Yourself: Diséñalo tú mismo, hazlo tú mismo. En esta ocasión aprenderemos a hacer unos DIY muy fáciles y a la vez impactantes. Convertiremos ropa, accesorios u otras cosas que no nos ponemos porque se han quedado antiguos o porque ya no nos gustan en diseños actuales. La esencia de los DIY es hacerlos con cosas que tengamos por casa, de manera que no tengamos que invertir ni un euro en ellos (ahí está la gracia), pero muchas veces esto no es posible y tenemos que comprar algún material, por lo general barato.

 

Si tenemos costumbre de fabricar DIYs lo normal es que lo guardemos todo: cualquier collar roto, botones de repuesto de las prendas que nos compramos o hebillas de los bolsos que ya no usamos. Nunca sabremos para que los vamos a utilizar, pero lo que es seguro es que tendrán una nueva vida. Vamos ha hacer dos propuestas de DIY en las que utilizaremos materiales que tenemos por casa, para que veáis como de manera rápida damos un cambio radical a unas bailarinas y a unas medias.

 

#DIY 1: Unas bailarinas básicas pasarán a ser unas bailarinas con encanto

Unas bailarinas negras son indispensables en cualquier armario, pero a veces son demasiado básicas por eso, en esta ocasión vamos a optar por transformarlas para que se conviertan en una pieza especial.

Vamos a necesita unas bailarinas negras, por ejemplo de Zara

Unas cintas:

O si preferimos un resultado más llamativo, cadenas y perlas (en este caso podemos reutilizar cadenas de bolsos rotos, o collares de perlas viejos):

También usaremos un taladrador de papel.

 

Se trata de colocar lo que hayamos elegido (cintas, cadena, o perlas) alrededor de la bailarina para aportarle un toque de sofisticación. La técnica será hacer agujeros con el taladro alrededor de el zapato para posteriormente pasar por ellos el adorno :

Para ello en primer lugar calculamos los agujeros que tendremos que practicar sobre el calzado de manera que los espacios entre los mismos tengan el mismo tamaño, tras esto procedemos a hacerlos. Ya, si tenemos elegido el material que vamos a utilizar, sólo nos queda irlo pasando por los agujeros para al final hacer una lazada o un nudo.

Y por fin vemos el resultado.

 

#DIY2 Unas medias que se convierten en pulsera

La vida de las medias es relativamente corta comparada con la del resto de prendas. Un enganchón, y fuera, ya no nos las podemos poner, así que más que nunca era necesario darles una segunda oportunidad a estos pedazos de tela que quedan inservibles.

Para este DIY necesitaremos unas medias tupidas del color que prefiramos la pulsera, cinta de raso de un color combinable con el de las medias y algún adorno:

En primer lugar cogeremos la media, le cortamos el “pie” y con lo que queda cortamos con las tijeras tres franjas gruesas de tejido. Para adornar, hemos elegido una tira dorada de otro tipo de material, así conseguimos el contraste y damos un toque de actualidad a la pulsera, ya que los colores metálicos están tan de moda. Colocamos la tira dorada junto a las tres tiras que hemos cortado de la media y procedemos a coser las cuatro piezas para que queden juntas:

Ahora trenzamos como si fuera una trenza de cabello y cuando la terminemos cosemos otra vez para que no se deshaga:

Para embellecer nuestra creación y al mismo tiempo ponerle un sencillo mecanismo de cierre vamos a utilizar aguja e hilo o una pistola de silicona, que es el sistema rápido. Cortaremos dos tiras de raso que servirán para atarnos la pulsera, y otras dos cuya función será cubrir los extremos de la pulsera para que no se vea el cosido.
Ponemos los pedazos de cinta destinados a hacer de cierre a continuación de la pulsera en sí. Ahora o bien los cosemos, o como nosotros vamos a hacer, ponemos un poco de silicona alrededor de los extremos y rápidamente cogemos los pedazos de cinta para embellecer y tapar lo cosido que hemos cortado antes y los presionamos contra la silicona.

Ahora sólo tendremos que esperar a que la silicona seque y estará lista para lucir.

Para anudarla a la muñeca simplemente cogemos los dos extremos y hacemos una lazada o nudo. Si hemos dejado los extremos largos podemos regular el entalle de la pulsera, ponérnosla más ajustada a la muñeca o más suelta. Quedaría así:

Como veis con un poquito de tiempo, imaginación y práctica podemos conseguir hacer cosas exclusivas, y no correremos el riesgo de encontrarnos a nadie por la calle con ellas.