1

Tips para no echarse a temblar con la vuelta de la sudadera

   A veces, en esto de la moda, nos enteramos de noticias que nos descolocan. Si resulta que la camisa va a ser la prenda más demandada de la temporada nadie se asusta pero si te digo que ésta se va a disputar el puesto con la sudadera todos nos echamos a temblar.

 

 

Esto es tan cierto como que casi no ha empezado la temporada y ya estamos saturadas de la tendencia militar, así que, si no queda más remedio, habrá que ponerse a investigar para averiguar como llevar esta prenda con dignidad.

 

Si al oír la palabra sudadera se te ponen los pelos de punta, te vienen a la cabeza estilismos no muy acertados de tu adolescencia y cierta tribu urbana no caracterizada precisamente por su estilo, es hora de que sepas que hay vida (con sudadera) más allá de eso.

 

El primer truco para que puedas llevar una sudadera sin parecer recién salida del gym es poner la máxima atención en el resto de prendas que van a conformar el estilismo. Ante todo evita los leggins que te darán un aspecto profundamente deportivo y no precisamente estamos hablando del sport chic. Para contrarrestar el aspecto masculino o demasiado casual que puede aportar la sudadera combínala con faldas de cuero o shorts barrocos y añádele complementos muy femeninos como bolsitos delicados o tocados.

 

Otra clave es dar con la sudadera adecuada para cada ocasión. Si vamos a combinarla con un simple vaquero debemos escoger una que sea especial, puede llevar apliques dorados, estampados llamativos o mensajes que capten toda la atención. En esta ocasión te recomiendo que elijas una sudadera con un corte más pronunciado por la espalda y añadas tacones. Escoge una cartera de mano no demasiado festiva que tenga cierto protagonismo y sube hacia arriba las mangas de la sudadera. Obtendrás un casual outfit con toques glam proporcionados por el bolso y la sudadera.

 

De los creadores del cropped top, viene la cropped sweatshirt, es decir, la sudadera cortita. Debemos seguir los mismos tips que con sus hermanos mayores para no caer en el horterismo noventero. Si eres delgada y con pocas curvas pruébala con una falda ajustada de talle muy alto de manera que las dos piezas se unas formando un estilismo por capas, cómodo y apto para el día a día. La sudadera debe ser con bordados o motivos femeninos y la falda de un solo color para que no reste protagonismo a la pieza clave del estilismo.

 

Sin duda es una tendencia arriesgada pero siguiendo la máxima chanelera de “menos es más” podemos conseguir estilismos cómodos que vayan más allá del vaquero de turno y el jersey de cuello alto ¿Qué opináis vosotros?