mejorestrucosrebajas

Aquí está tu ‘mapa hacia El Dorado’ de las Rebajas

Estamos en plenas rebajas. Aunque el tiempo no acompañe, en cuanto el verano vuelva su ser podremos disfrutar de todas esas gangas que hayamos conseguido estos días. Para ello, y para no dejar la tarjeta temblando, debemos trazar un plan que nos permita convertirnos en las reinas de los descuentos y de las prendas más baratas. ¿Cómo conseguirlo? Aquí tienes algunos trucos.

rebajas

En primer lugar te recomendamos que elijas un centro comercial donde se encuentren todas las tiendas que quieres visitar. Esta es una cuestión de aprovechar el tiempo, ya que en los centros comerciales están todas las tiendas concentradas. Otra cuestión espacio-temporal será elegir el día: si puedes ir durante la semana, es la mejor opción ya que evitarás las aglomeraciones. Pero si te es imposible ir estos días opta por los sábados ya que los domingos (sobre todo los primeros de rebajas) hay más gente que no trabaja y que llenará las tiendas.

Y antes de salir llega el momento de hacer la famosa listas. Para no gastar de más es imprescindible hacerla. Ordena tu armario y así sabrás cuáles son tus verdaderas ‘necesidades’, aunque las prendas están más baratas no es cuestión de llevarnos a casa lo más barato que encontremos, que seguramente no será la prenda más bonita y que se convertirá en habitante fijo de tu armario.

Y la pregunta del millón seguro que te las hecho un montón de veces: ¿qué conviene comprar en rebajas? Pues desde aquí te damos varios consejos. En primer lugar la bisutería y los complementos son buenas opciones, normalmente tienen precios elevados para el uso que les damos, así que si durante la temporada te has encaprichado de algo, este es el momento de hacerte con ello a un precio reducido. No pases por alto la ropa interior, haz una ruta por las tiendas de este tipo y renueva tus básicos, es importante tener ropa interior de buena calidad y en rebajas te puedes hacer con ella por unos euros menos.

yED0S9kZrM5l

A veces lo barato sale caro, y ante la tentación de un precio de risa te verás obligada a valorar si merece la pena. Piénsalo una prenda muy barata que en realidad no te gusta, que necesita una arreglo que nunca le harás, que no te queda del todo bien, que…¿por ese precio? ¿Cómo la voy a dejar ahí? Son los típicos casos de prendas que sabes que no te vas a poner que lo único que te lleva a comprarlas es el impulso irrefrenable del consumo.

Otra pauta que puedes seguir es saber en qué fechas comprar. Si tienes una talla común es recomendable que acudas a comprar los primeros días, pues estas tallas vuelan. Si sin embargo, tienen una talla menos común (ya sea pequeña o grande) podrás esperar más tiempo, pues hay menos probabilidad de que se agote, así te saldrá todavía más barata.