Esas nostálgicas fashionistas

Esas nostálgicas fashionistas

 

Ir a buscar un jersey entre la pila de tantos y tantos que se acumulan en la estantería y no encontrarlo, lo grave del asunto es que estamos a mitad de temporada invernal y hasta hoy no lo he echado de menos, ¿por qué? Por la cantidad de ropa que algunas tendemos a acumular, ropa innecesaria que no nos ponemos, pero, que a la vez nos preguntamos, ¿cómo la voy a tirar, con la de recuerdos que lleva asociados?

 

Es increíble como no para de entrar ropa en casa sin que a penas salga ninguna, olvidamos lo que tenemos y compramos prendas similares, con la consecuente sensación de rabia cuando encontramos la que ya estaba en nuestro vestidor. Por esto es conveniente hacer revisiones continuas en nuestro armario, a parte de la que hacemos cuando toca cambio de temporada. Somos conscientes de que hay ropa que no nos vamos a poner y que obstaculiza “el paso” a la que sí usamos, no nos deja verla y al no tenerla presente siempre terminamos vistiendo igual, y no precisamente por no tener ropa.

 

Tenemos que ser conscientes que el espacio que tenemos es limitado y si somos unas seguidoras incondicionales de las tendencias, debemos también asumir que cada temporada nos haremos con las prendas nuevas que serán básicas para nuestros estilismos, por eso no está de más conservar algunos básicos, pero la ropa de la temporada anterior…¡fuera!, sin compasión. Para consolarnos podemos pensar que cuanta más ropa eliminemos del armario, más ordenadita quedará la que tenemos y no tendremos que recurrir al “planchado exprés” cada vez que nos queramos poner algo.

 

   ¿Y si se vuelve a llevar? Esa es la pregunta que siempre nos atormenta y que la mayoría de las veces nos impide deshacernos de las prendas de temporada a las más nostálgicas, pero para ellas también tenemos la respuesta. Si se vuelve a llevar, siempre lo hará con algún cambio sustancial, y entonces tú, como buena fashionista querrás llevar la nueva versión de ese estupendo “top” y te verás “obligada” a comprártelo, por lo tanto…nada de preguntarte si se volverá a llevar, despídete de esas prendas también. De todas formas, tampoco debemos tener complejo de teniente O’Neill, si tan visionarias somos que creemos firmemente en que algo se deberá volver a llevar seguro que hay algún lugar de la casa donde podremos guardarlo sin necesidad de que esté en primera línea de nuestro armario.

 

Son muchas las ocasiones que al bajar al trastero me he encontrado caja con ropa que no echaba de menos en varias temporadas y aún así no me he decido a tirar. Es algo que no tiene lógica, racionalmente sé que no lo voy a usar pero es como si al desprenderme de esa ropa me desprendiera de una época, de recuerdos de una edad que ya nunca volverá

¿Te suele pasar lo mismo? ¿Te sientes identificada? ¿Tienes alguna teoría de por qué nos pasa esto?