Gafas de ver como complemento de moda

Gafas de ver como complemento de moda ¿Sí o no?

Las tendencias y las modas cambian y esto es lo que hace que determinados objetos que antes estaban dotados de unas connotaciones ahora lo estén de otras totalmente distintas. Las gafas de pasta (de ver) antes estaban asociadas a gente huraña, introvertida con aficiones extrañas y poco sociables, pero la moda de lo vintage y lo nerd han hecho que se conviertan en un complemento más de moda, dando un toque intelectual y hasta preppy a tus looks.

 

Hace unos años quien se veía en la obligación de usar gafas intentaba llevar en todo momento lentillas, y para las gafas optaba por los modelos más discretos, así nacieron las monturas al aire. Ahora todo esto ha pasado a la historia y los diseñadores de gafas se han tenido que poner las pilas. Buscamos los diseños más llamativos, estampados, colores flúor y todo lo que consiga centrar la atención en nuestra mirada.

 

A tanto ha llegado esto que hemos llegado a ver a celebrities que no necesitan gafas (o que no teníamos evidencia de ello hasta el momento) llevando los modelos más llamativos. Si hay personas que tengan los medios para ocultar su miopía u otras enfermedades de visión son ellas, sin embargo deciden no hacerlo y eso nos da una idea de que las gafas están traspasando la barrera de elemento de utilidad para convertirse en complemento de moda. Lo mismo pasó en su día con las gafas de sol, su función original era protegernos de los rayos de sol y en la actualidad las más prestigiosas marcas de moda se suman al diseño de gafas para el sol ¿Era, entonces, una evolución natural por la que tenían que pasar las gafas de ver?

 

Partiendo de que se han convertido en complemento, podemos aplicarle las reglas que a todos los demás accesorios. Podemos conseguir apariencias muy distintas con unas mismas gafas combinándolas con looks muy diversos, también podemos jugar con el maquillaje. Unos labios rojos y ojos marcados con abundante eye-liner junto a unas gafas de pasta negra nos aportan una imagen con un punto sexy. Un look totalmente distinto podemos conseguir con unas gafas de pasta rosas, una trenza de espiga despeinada y ladeada y un estilismo preppy. La apariencia que nos dará esta última combinación es un estilo colegial con un punto intelectual que tiene mucho encanto.

 

Las gafas que se llevan este año son grandes y con tendencia a la redondez, las estilo wayfarer y de todo tipo de colores. Hay quien las combina con la ropa pero no es necesario, siempre que elijamos un color que no quede especialmente mal con el estilismo.