Esas cosas paranormales que pasan cuando vas de shopping

Esas cosas paranormales que pasan cuando vas de shopping

Muchas de mis amigas, familiares y conocidas ya saben que escribo para un blog relacionado con las tendencias y la moda y eso hace que muchas veces, la conversación con ellas se centre en estos temas. No creáis que me aburro, para nada, las anécdotas, cosas curiosas, que luego nos damos cuenta que nos han pasado a todas e historietas se multiplican y podemos pasar horas y horas hablando sobre lo mismo y echándonos unas risas que hoy quiero compartir con todas vosotras en el blog porque seguro que más de una se identifica con ellas.

Esas cosas paranormales que pasan cuando vas de shopping

La experiencia de compra en un centro comercial se convierte en todo un ritual, sobre todo, para quienes vivimos rodeadas de centros comerciales y nos hemos pasado niñez y adolescencia metidas dentro de ellos. La mayoría ya tenemos nuestra ruta shoppinguera hecha y vamos con orejeras a las tiendas que nos interesan, casi sin ver el resto de los locales. Esto es así hasta que vas a ese mismo centro comercial con alguien que nunca ha estado por allí, entonces te adentras en el desconocido mundo de las tiendas que no están en tu mundo, destierras mitos y te das cuenta de que no todo es sota, caballo y rey incluso acabas comprando en alguna de ellas…aunque nunca lo reconocerás.

Esas cosas paranormales que pasan cuando vas de shopping

Entonces vas a tu tienda favorita, esa que llevas frecuentando desde que tienes uso de razón, primero te llevaba tu madre y luego ya aprendiste a ir solita (con el consiguiente disgusto de tu madre). Miras y admiras todo y te decides a empezar a inspeccionar la tienda dispuesta a que ningún detalle se te pase por alto. Al fondo, ves unos shorts monísimos que decides llevarte al probador y ya se ha encargado el gigante textil gallego de ponerte al lado el jersey perfecto que combina a la perfección con el pantalón, por lo que decides llevártelo también. Y llega el momento probador, entonces te pruebas el pantalón, del que precavidamente te has traído dos tallas por los efectos veraniegos en tu cuerpo, pero ¡sorpresa, los dos te quedan grandes!, una inyección de positividad acaba de invadir tu cuerpo así que sin casi darte cuenta te estás probando el fantástico jersey para ver el resultado final, cuando compruebas que la talla más grandes que habías cogido, la que normalmente usas…¡te queda estrecha! ¿Pero cómo puede ser esto? Por lo que al final acabas con una S en el pantalón y una L en el jersey ¿Alguien encuentra explicación? Anotadla en los comentarios, por favor, estaré tremendamente agradecida.

Esas cosas paranormales que pasan cuando vas de shopping

¿Y qué mujer no ha intentado eliminar la depresión postvacacional a base de una tarde de compras? Decides ir al centro comercial para evitar pensar en lo de siempre, ya está aquí la vuelta al trabajo, la rutina, bla, bla, bla…Y cuando, llegas, después de un mes de no haber puesto un pie en un centro comercial, te das cuenta que ni resto de rebajas, los bikinis han desaparecido y los capazos de playa han debido agotarse. En el lugar de todas estas cosas encuentras abrigos, bufandas, gorritos para el frío y jerseys de lana gorda. ¿Perdón? Eso es lo único que sale de tu boca y toda confundida miras el móvil para asegurarte de que estás a 29 de agosto y no de diciembre. Si no fuera porque todo esto me hace volver a los pensamientos anteriores de “rutina, trabajo y bla, bla, bla” me parecería estupendo. Sólo hay un pequeño problema, el 29 de diciembre cuando estés helada de frío y te prolongas encontrar el abrigo de tus sueños (algo lógico, por otra parte) te tendrás que conformar con los restos de temporada que las modernas precavidas dejaron cuando se compraron su abrigo allá por finales de agosto.

 

Estas son sólo algunas de las experiencias shoppingueras que he acumulado a lo largo de mis años de compras. Seguro que tú también tienes alguna parecida ¡déjala en los comentarios!