El vestuario de Carrie - Sexo en Nueva York

Sexo en Nueva York, el vestuario de Carrie

Si hay alguna serie que haya marcado la historia de la moda, esa es sin duda alguna, la que a todas se nos ha venido a la cabeza en el primer momento, Sexo en Nueva York. Sus protagonistas nos conquistaron desde el primer momento, tan diferentes y a la vez tan amigas, sus vidas de cuento y el glamour que envuelve toda la ficción fueron suficientes para engancharnos a Samantha, Charlotte, Miranda y Carrie. Y es que no nos cansamos de ver capítulos repetidos, y recordar lo que va a pasar en el momento siguiente al que estamos viviendo porque nos sabemos las vidas de las cuatro de memoria y en más de una ocasión hemos deseado estar en sus pieles. ¿Hay un plan de domingo mejor que sentarse delante del televisor con una buena fuente de helado a disfrutar de unos cuantos capítulos de SATC (Sex And The City)?

 

Las personalidades tan diferentes de estas cuatro neoyorkinas han conseguido que todas las chicas nos sintamos identificadas con una de ellas y en esto está buena parte de su éxito. No sólo son diferentes en su forma de actuar y en la manera de afrontar los obstáculo que la vida les va poniendo día a día, sino que esta personalidad también la reflejan en su forma de vestir, así tenemos cuatro vestuarios bien distintos que desde Truendy queremos analizar.

 

Como no podía ser menos, hoy vamos a empezar con la protagonista. Carrie Bradshaw es una periodista que escribe columnas sobre sexo en un periódico (de ahí el nombre de la serie) capaz de gastarse fortunas enteras si las tuviera en unos Manolos. El mundo de la moda en general le apasiona, por lo que acabará colaborando en la biblia de la moda, Vogue.

 

Su gusto por la moda hace que sea el personaje de las cuatro protagonistas que tiene el armario más ecléctico. Su estilo se caracteriza por la mezcla y podemos verla combinando piezas vintage con otras de última tendencia. En sus estilismos mezcla estampados, transparencias, no teme a enseñar la ropa interior e incluso en algunos capítulos observamos un aire descuidado que por supuesto está conseguido queriendo.

 

Es un personaje que viste como quiere y no se preocupa por el qué dirán o por no ajustarse a los cánones de la actualidad. Vive la moda de una manera muy personal y esto es propio del estilo neoyorkino, ya que nadie te conoce y nadie se te va a quedar mirando por vestir de una manera determinada, puedes pasear por la Gran Manzana sin temor a ser el centro de atención.

 

Nos hemos quedado escandalizadas cuando en una ocasión la vimos salir de casa con el pantalón del pijama y su abrigo de piel y más adelante nos hemos dado cuenta de que ella fue toda una precursora, ya que ahora los pantalones pijama son la última moda.

 

Quizás no coincidamos con ella en todos los outfits que le hemos visto en la película, pero lo cierto es que es un estilo muy personal que sólo son capaces de conseguir personas especiales y fieles a sí mismas. Muchos estilismos de Carrie son de esos que le ves a ella y le queda genial pero tienes la seguridad de que a ti no te quedará bien, sabido esto, disfrutemos con las interminables reposiciones de capítulos de Sexo en Nueva York.