Janne in Wonderland

Entrevistamos a Jannú de Janne in wonderland

 

 

– Preséntate 😉
Me llamo Jannú, tengo 23 años, soy de Murcia y vivo en Madrid.

 

– Cuál es tu blog, ¿de qué temas hablas en él?
Mi blog es  Janne in wonderland.

La idea surgió porque muchas veces la gente me paraba para decirme que le gustaba lo que llevaba y preguntarme dónde lo había comprado. Lo cierto es que tengo una mucha suerte para encontrar gangas y piezas con clase asequibles. Así que pensé ¿por qué no compartirlo con quienes pudiera serle útil? Así que a través del blog muestro un poco de mi, de mis aficiones y de lo que me inspira. Pero sobretodo, se habla de moda y comparto distintos looks y formas de combinar la ropa, consejos e ideas, por si pudieran servir de ayuda e inspirar a otros.

Con un presupuesto limitado, como muchas, he aprendido a sacarle partido a lo que hay en mi armario y a echar mano de la fantasía para crear una nueva combinación con cada pieza. La forma de hacer exclusiva una prenda está en cada una de nosotras, en nuestro estilo y en nuestra imaginación.

La mayor parte de la ropa que veréis en mi blog es realmente asequible, y sólo necesita un toque para convertirse en especial, fácilmente imitable y práctica para la vida real.

 

– Cuéntanos un poco sobre ti
Soy una persona risueña, cercana y sencilla. Muy trabajadora. Me paso el día haciendo bromas y riendo.

Soy licenciada en Derecho y Periodismo. Actualmente estoy estudiando un Máster en Dirección y Administración Internacional de Empresas que compagino con estudios de alemán. Mi plan a corto plazo es mudarme a Alemania este verano.

 

– A qué dedicas tu tiempo libre
El poco tiempo libre que tengo me gusta compartirlo con amigos y con mi novio. Ver una película en el sofá, ir al cine, pasear por Madrid, dibujar, escribir con una taza de té al lado y siempre que puedo, escaparme a la sierra a esquiar.

 

– La moda y tú
De pequeña me encantaba mirar a mi madre arreglándose. Esto ella no lo sabe, pero desde que levantaba medio palmo del suelo he querido ser como ella. Siempre ha intentado enseñarme que más vale tener sólo dos camisetas de buena calidad y que te gusten de veras, a tener 47 trapos, que se llenarán de bolas con dos lavados y que te pondrás únicamente un par de veces antes de aburrirte de ellos.

Para ser sincera, consiguió que el mensaje calara, pero nunca lo he cumplido a rajatabla.

Admiro cómo lleva una prenda y no sabes distinguir si es de firma o la compró el jueves anterior en un mercado. Eso es lo que más envidio de ella, su estilo propio. Siempre me ha dicho que el dinero no da el estilo, no puedo estar más de acuerdo. Incluso aquél que lo tiene, o cree tenerlo, probablemente encuentren a otros muchos que piensen que no lo tenga. La belleza está en los ojos del que mira, eso sin duda.

Así que en cuanto a moda, de todos estos años de dejarme medio sueldo en revistas, abrir la boca y tragarme desfiles televisados como comida en lata, secarme los ojos frente a la pantalla del ordenador hasta las mil leyendo blogs y observar cómo viste la gente en cada rincón del mundo que he visitado, sólo puedo concluir dos cosas:

1. Nunca digas NUNCA-me pondré eso-. (Probablemente lo acabes haciendo).

2. No hay nada mejor que la naturalidad y vestir como te sientas en cada momento. (Podrás llevar un vestido precioso de una firma increíble, pero si no te sientes a gusto con la prenda que llevas, si te ves disfrazada, sin duda te habrás equivocado en la elección.)

Y es que, ya lo decía T.O.T.E: la naturalidad, es la más difícil de todas las poses.

 

– ¿Qué estilo te define?
Podría decirse que ‘Chic-cheap’. Mi filosofía es que puedes ir increíble sin necesidad de que ello suponga un desembolso excesivo. Por suerte, gracias a que existen empresas como Inditex, Primark, Asos, etc, quienes no disponemos de  medios para comprar unos Louboutin o unos Manolos, tenemos la oportunidad de seguir las últimas tendencias sin necesidad de arruinar nuestro bolsillo. Estas grandes de la industria siguen la filosofía de que la moda es caduca y que por ello debe apostarse por las prendas “low cost”: con precios que permitan una alta rotación de la ropa en nuestro armario. La mayoría de las empresas del sector, siguiendo la estela de la gallega Inditex, no sólo se fijan en las propuestas de diseñadores para la temporada, sino que se esfuerzan por observar qué es lo que verdaderamente se lleva en la calle.

 

– ¿Tienes alguna prenda y/o accesorio favoritos o a los que tengas un cariño especial?
No me separo de un colgante fino dorado que me regaló mi prima  pequeña. Es un collar doble que lleva un pájaro y un árbol de la vida.

 

– ¿Qué marca/s y/o diseñador/es son los que más te gustan?
A nivel nacional, admiro a diseñadores como TCN, Lorenzo Caprile o Elio Berhanyer. Mirando fuera de nuestras fronteras, me quedo con la magia de Marchesa, los diseños volátiles y etéreos de Elie Saab o la sobriedad y elegancia de Armani.

 

– ¿De qué fuentes bebes para estar a la última en moda?
Cada mes leo varias revistas de moda (nacionales y extranjeras)  y consulto blogs de todo el mundo a diario, a veces, robándole horas al sueño

 

– ¿Algún blog imprescindible?
Hay verdaderas joyas en los países escandinavos que merece la pena seguir de cerca: “Stockholm Streetstyle

 

 

– ¿Cuál es tu receta para el éxito a la hora de vestir?
Llevar lo que lleves con determinación, seguridad y con garbo. Denotando que lo que llevas es una extensión de lo que eres tú.

 

– ¿Qué echarías a la hoguera?
El tiempo me ha enseñado que ‘nunca debes decir nunca’. Pensé que jamás llevaría hombreras, y he vestido camisetas y americanas que las llevan. No me gustaban los lunares y sin embargo, acabé poniéndome camisetas con ese estampado, era firme opositora de las lentejuelas y acabé sucumbiendo.

Con los años he aprendido que no puedes decir que no beberás de un agua determinada, porque probablemente, acabes haciéndolo. Pero, si tengo que mojarme, nunca me han gustado las botas blancas con punta de media caña y poco y fino tacón. Es algo que no favorece, que visualmente acorta la pierna y que difícilmente queda bien.

Soy de las que piensan que cada cosa tiene su tiempo…y su edad. Nunca entenderé a las mujeres mayores que llevan el pelo largo o faldas con el largo inadecuado. Creo que debe de vestirse acorde a la edad que se tiene. Vistiendo prendas que no te corresponden corres el riesgo de caer en la vulgaridad, no de aparentar menor edad. Se puede ir estupenda sin necesidad de querer ser aquello que por ley natural no se es.

 

– ¿Qué estilo a la hora de vestir te gusta en un hombre?
Lo cierto es que siento debilidad por los hombres que visten con un aire Indie: un jersey, un par de ‘desert boots’ y una americana, y me tienen ganada.

 

– ¿Algún consejo para este invierno?
Ser fiel a uno mismo, a sus principios y a su fisionomía. No vestir una prenda por el simple hecho de que sea tendencia, sino porque nos gusta y nos favorece. La moda existe, por suerte, para que podamos jugar con ella y para facilitarnos la expresión de lo que ocurre a nivel interno. No es sino una herramienta para comunicar cómo nos sentimos en cada momento.

 

Aquí puedes disfrutar del perfil de Jannú 😉